La testosterona: déficit y exceso

La testosterona: déficit y exceso

medico testosterona

La testosterona es una hormona esteroidea sexual que se produce en los testículos, y la principal hormona sexual masculina.

La gran mayoría de las personas asocia esta hormona a los hombres, pero debemos saber que las mujeres también la producen, aunque en menor cantidad. En ellas se producen en los ovarios y en las glándulas suprarrenales.

Todos los hombres nacen con testosterona, pero esta hormona adquiere mayor protagonismo en la fase de la pubertad, aumentando el tamaño los órganos reproductores, el vello facial, el vello corporal y la gravedad de la voz.

Es la encargada de desarrollar la libido, y gracias a ella se producen los espermatozoides para dar lugar a la fecundación. Así mismo, también juega un papel muy importante en los procesos metabólicos y circulatorios, también desarrolla los huesos y músculos, evitando enfermedades como la osteoporosis.

Siempre y cuando nuestros niveles de testosterona sean los adecuados, no tendremos preocuparnos, pero en algunos casos podemos tener una deficiencia o un exceso de esta hormona dando lugar a alteraciones en nuestro organismo.

hormonas sexuales testosterona

¿Qué ocurre cuando hay una deficiencia de testosterona?

La testosterona puede disminuir lentamente y de manera natural una vez cumplidos los treinta y cinco años.

Lesiones en los testículos, problemas en las glándulas del hipotálamo e hipófisis, efectos secundarios de medicamentos u obesidad entre otros trastornos e infecciones, pueden ser los responsables de que nuestros niveles de testosterona disminuyan.

Si de un tiempo a esta parte sientes falta de deseo sexual, problemas para conseguir una erección, insomnio, pérdida de masa ósea, aumento de la grasa corporal o un decaimiento emocional, puede ser que estés sufriendo una deficiencia de testosterona.

Puedes solucionar la duda realizándote una analítica de sangre, con la que tu médico podrá comprobar si tus niveles de testosterona están entre los márgenes correctos en función de tu edad y otras circunstancias.

Si después de realizar la analítica se comprueba que tus niveles de testosterona están por debajo de lo esperado, es posible que el especialista te recomiende aplicar una terapia con hormonas. Esta consiste en la administración de dosis de testosterona a través de inyecciones, geles, parches o implantes subcutáneos.

Como cualquier tratamiento, este conlleva efectos secundarios que conviene que tu médico te explique y puedas valorar antes de ser tratado.

¿Qué sucede cuando existe un exceso de esta hormona?

Tener la testosterona alta supone un cambio hormonal muy importante en el cuerpo de un hombre.

Si tus niveles de testosterona están por encima de lo normal, podrías notar cambios de humor bruscos con tendencia a la agresividad, un incremento excesivo de vello facial y corporal, vello facial más grueso, aumento de la producción de grasa facial y de grasa abdominal. También podría aparecer dificultad para orinar debido al agrandamiento de la próstata.

Volvemos a recordar que siempre debemos estar seguros de nuestros niveles de testosterona realizándonos una analítica de sangre.

Para prevenir y tratar el exceso de testosterona se debe cambiar nuestro estilo de vida.

El estilo de vida debe ser lo más saludable posible: evitar la cafeína, el alcohol y el tabaco.

Es aconsejable, además, realizar alguna actividad física de manera regular y aquí estarían muy recomendado el yoga y pilates, ya que estás disciplinas mejoran el estado de ánimo.

Evitar los carbohidratos, consumir alimentos ricos en fibra y mantenernos en un peso saludable, también ayudará a mantener a raya los niveles de testosterona

endocrinologiamasculina.com

Deja un comentario