Hipogonadismo masculino

Hipogonadismo masculino

médico hipogonadismo

El hipogonadismo masculino es un síndrome generado por la deficiencia de los testículos que involucra una baja producción de testosterona y, en ocasiones, infertilidad.

Este síndrome aparece cuando los testículos dejan de producir testosterona. Hay tres mecanismos básicos para que esto suceda en el cuerpo:

  1. Primario: Viene dado por un daño testicular intrínseco (Síndrome de Klinefelter, hemocromatosis, testículos no descendidos…)
  2. Secundario: Los testículos son normales, pero ocurre una anomalía del eje hipotálamo-hipófisis, las cuales son las partes del cerebro que indican a los testículos producir testosterona. Este tipo de Hipogonadismo puede derivarse como consecuencia de otras enfermedades: Obesidad, VIH/SIDA, envejecimiento normal, síndrome de Kallman, un adenoma o un envejecimiento normal, las cuales se convierten en un factor de riesgo para padecer este síndrome.
  3. También puede aparecer por factores hereditarios (congénito) o por factores externos (un golpe, una lesión, una infección…)

Síntomas del hipogonadismo masculino

Si queremos saber cuáles son los síntomas, debemos tener en cuenta la edad de la persona que lo manifiesta, ya que este síndrome puede producirse antes de nacer, antes de la pubertad o después de la pubertad y los síntomas varían de un período a otro.

  • Desarrollo fetal: La ausencia de testosterona en el feto, lleva a que se desarrollen unos genitales ambiguos al nacer, unos genitales femeninos o unos genitales masculinos subdesarrollados.
  • Etapa prepuberal: Aquí hay una disminución del tamaño de los testículos y del pene, falta del agravamiento de la voz, disminución del vello corporal, disminución de la libido y la masa muscular y un crecimiento excesivo de los brazos y las piernas en relación al tronco del cuerpo.
  • Después de la pubertad: Aquí nos encontramos unas proporciones esqueléticas y del tamaño del pene normales, los testículos no son tan pequeños como en etapas anteriores, pero son blandos y tienen un volumen menor de 15 ml. El vello corporal desaparece casi por completo y la disminución de la libido es notoria. Si el paciente no recibe tratamiento, puede llegar a aparecer osteoporosis. En esta etapa también aparecen cambios emocionales: fatiga, sofocos, decaimiento, falta de libido, disfunciones sexuales, etc.

Cómo tratar el hipogonadismo masculino

En cuanto a los posibles tratamientos de este síndrome, existen tres variantes del mismo tratamiento: terapia de reemplazo hormonal.

  1. A través de inyecciones: Un método bastante eficaz y seguro, se administra cipionato de testosterona o enantato de testosterona de forma intramuscular y la misma persona puede administrárselas. Recientemente hay una nueva inyección llamada Aveed (undecanoato de testosterona), la cual se aplica con menos frecuencia que las otras inyecciones, pero debe administrarse por una persona especializada: médico, enfermero… y tiene efectos secundarios bastante graves.
  2. Por medio de parches: Hay parches de testosterona que se aplican en distintas partes del cuerpo cada noche. La zona del cuerpo donde colocamos el parche debe ir rotando (muslo, abdomen, pecho…)
  3. Aplicando un gel: Hay distintas marcas que venden gel con testosterona. Es el método que menos efectos secundarios tiene, aunque también es uno de los menos eficaces por la baja concentración de hormona que contiene así como por la dificultad que supone garantizar la absorción del gel en el cuerpo.

Bibliografía: Hipogonadismo Masculino. Por Irvin H. Hirsch, MD, Clinical Professor, Department of Urology, Sidney Kimmel Medical College of Thomas Jefferson University

endocrinologiamasculina.com

Deja un comentario