Enfermedad de Addison

Enfermedad de Addison

enfermedad de addison

La enfermedad de Addison es una condición que se da cuando las glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas. Por esta razón, esta enfermedad es también conocida como insuficiencia suprarrenal.

Por lo general, la hormona que deja de producir esta glándula es el cortisol.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad?

Como ya hemos mencionado, la enfermedad de Addison se produce por una disfunción de la corteza suprarrenal: unos órganos situados sobre los riñones que secretan hormonas.

La corteza suprarrenal produce varios tipos de hormonas:

Las infecciones como el VIH, las enfermedades autoinmunes, algunos tumores y hemorragias, pueden causar daños en las glándulas suprarrenales y provocar esta enfermedad.

La insuficiencia suprarrenal causante de Addison puede ser de dos tipos:

Insuficniencia suprarrenal primaria

La corteza suprarrenal es dañada por una enfermedad, por lo general, autoinmune, que hace que esta no produzca suficientes hormonas
adrenocorticales.

Insuficiencia suprarrenal secundaria

La ACTH es una hormona producida en la hipófisis y empleada para estimular la producción de hormonas de la glándula suprarrenal.

Si existe algún problema en la hipófisis y se genera poca ACTH, esta a su vez puede generar menos glucocorticoides y andrógenos de los esperados. Esto se conoce como insuficiencia suprarrenal secundaria.

Síntomas de la enfermedad de Addison

Los síntomas de esta enfermedad pueden ser múltiples y variados. Además, suelen manifestarse de forma lenta y paulatina.

La enfermedad de Addison se caracteriza por tener un desarrollo tan pausado que a menudo los síntomas pasan desapercibidos hasta bien avanzada la enfermedad.

Estos síntomas, los más habituales, son:

  • Diarrea crónica acompañada de náuseas y vómito
  • Deshidratación
  • Mareos
  • Debilidad física
  • Sensación generalizada de fatiga
  • Fiebre baja
  • Antojo de comer con mucho sal
  • Pérdida de peso
  • Reducción del apetito

En algunas ocasiones, puede suceder que estos síntomas aparezcan de forma abrupta y aguda, ocasionando lo que conocemos como insuficiencia suprarrenal aguda. Durante estas crisis, al resto de síntomas se le unen dos nuevos:

  • Niveles altos de potasio
  • Baja presión arterial

Esta modalidad de la enfermedad puede causar un shock potencialmente peligroso y mortal por lo que se recomienda acudir al médico cuanto antes si se notan los síntomas anteriormente mencionado de la noche a la mañana.

Factores de riesgo de contraer enfermedad de Addison

Si bien esta enfermedad pueden padecerla hombres y mujeres de cualquier edad, existen algunos factores de riesgo que pueden resultar determinantes. Los siguientes cuadros clínicos constituyen factor de riesgo para desarrollar Addison:

  • Diabetes tipo 1
  • Inflamación de la glándula tiroidea tiroides crónica o hiper tiroidismo)
  • Hipotiroidismo
  • Hipopituitarismo
  • Miastenia
  • Anemia
  • Disfunción testicular
  • Enfermedades o defectos genéticos

¿Se puede tratar la enfermedad de Addison?

La forma habitual de tratamiento es la terapia de reemplazo hormonal con corticosteroides y mineralocorticoides.

Cómo prevenir la enfermedad de Addison

Por desgracia, a diferencia de otras enfermedades asociadas al sistema endocrino, esta no es una enfermedad que se pueda prevenir.

Sin embargo, sí es posible evitar o prevenir la aparición de insuficiencias suprarrenales agudas. Para ello, es muy importante seguir al pie de la letra las siguientes recomendaciones:

  • Visita a tu médico si siempre te sientes cansado, débil o si estás perdiendo peso de forma inesperada.
  • No temas preguntarle directamente sobre la posibilidad de estar sufriendo una insuficiencia suprarrenal.
  • Si ya te han diagnosticado con la enfermedad de Addison, infórmate sobre qué hacer y cómo actuar cuando te sientes especialmente enfermo. Es posible que tengas que aprender cómo aumentar la dosis de corticoesteroides e inyectarte tú mismo.
  • Acude a urgencias siempre que te sientas enfermo, especialmente si hay vómitos.
endocrinologiamasculina.com

Deja un comentario